jueves, 20 de agosto de 2015

Tengo un secreto

Damian toca a su puerta no le apetece comer solo, ademas a congeniado de maravilla con el reportero de TVK, es guapo y muy ocurrente. 
Cuando le abre la puerta, le sorprende verlo en toalla, recién bañado es más lindo. 

Acaban de llegar a Ica, y Diego (asi se llama) le dijo que si queria, que le pasara la voz para cenar juntos. 

Dammy se bañó rapido y lo fue a buscar, tenia mucha hambre, y ganas de ver al colega. Diego lo recibe contento, 'justo hablamos de ti'- le dice. 'Mi amor te presento a Damian de la revista Cars'. 

La muchacha en la cam en la laptop le dice 'hola', es bonita y un poco regordeta. 

-Mi enamorada no me cree, dile que libro estas leyendo. dice él
Damian se paltea, ese fue precisamente el motivo porque Diego empezo a hablarle a Dammy en el bus rumbo a Ica. 

Lo piensa un poco, y saca de su morral acercándolo a la camara para que pueda ver el titulo: 
Buenos dias princesa.
 Ella estalla en risas su novio tambien y Damian con ellos. 
-Ya ves mi amor no soy el uncio chico que le gusta el libro. se ríe.

Diego se despide de su enamorada, Damian le hace chau con su mano cuando este le gira la laptop para que se despida de su enamorada. 
-Hace un calor de mierda, dice Diego, Damian asiente, Diego le pasa la mano por el hombro y acerca a Damian hacia la ventana, 'pero dime si el hotel esta bonito.' 

-De eso no hay duda.- dice Dammy

Diego se quita la toalla quedándose desnudo, se pone un boxer y se cambia rapidamente. 
Damian gira para no quedarse viéndolo. 

La cena esta rica, se despide de Diego, por el trabajo ya no tiene tiempo de compartir con él, hasta el regreso a Lima. Pero no se sientan juntos, el compañero con el que fue a cubrir el lanzamiento de la nueva 4x4 se sienta con él. 

No lo ha vuelto a ver hasta esta tarde en la conferencia de prensa del salón de la moto, la misma en la que se cruzó con el novio de su ex. 

Diego y Dammy estan ocupados trabajando pero en un breve momento charlan un rato sobre el trabajo, es un buen tipo. Cuando ya se marcha con su camarógrafo, Diego, le grita: ¡Hey Cars!, Dammy voltea, de un tiempo a esta parte le llaman asi, porque lleva uniforme de trabajo con el logo de la revista en la que trabaja. Diego esta como a tres metros de distancia cerca la puerta de salida y le enseña un libro. 

-Te la recomiendo.- Ambos sonrien, luego él guarda su edición de Tengo un secreto.

sábado, 25 de julio de 2015

Lima es un pañuelo



A Dammy le cancelaron el viaje a Arequipa, tampoco le hacía mucha ilusión, le incomodan los viajes. A cambio estará en Lima cubriendo el salón de la motocicleta, si es la mitad de pesado que cubrir el salón del automóvil serán días bastantes tensos
Está saliendo con un ex compañero de trabajo, o por lo menos eso cree. Él tiene enamorada, así que no es nada serio, justo lo que Dammy necesita estos días, algo relax y divertido. 

Se ha estresado al descubrir que el nuevo novio de su ex, también es periodista y que ahora está haciendo sus prácticas en una conocida web deportiva. 

Lima es un pañuelo. Lo sabe. Por eso no es raro que lo vea en el salón de la motocicleta, él le sonríe, Dammy ya no sabe cómo tomarse esa sonrisa cachacienta. No le importa nada, se acerca apenas tiene oportunidad, y antes que pueda decirle algo, el muchacho le coge del brazo y lo lleva al patio de comidas. 
-No me gusta que salgas con mi novio.-  le espeta de frente, casi gritando.
Dammy se queda huevón, el que iba hablar era él, no el flaco ese. 
-Pues te tendrás que hacer la idea, soy el padrino de Leandro, siempre estaré en su vida.- lo dice para joderlo, para fregar, sabe que en todo el tiempo que ha pasado desde que han terminado se han visto realmente muy poco, y si bien ya han hecho las paces, las pocas veces que quedan es por el niño o por cuestiones familiares. 
Entonces ¿Porqué le dice eso, por qué el drama? Por primera vez, ve una mirada de disgusto en el rostro del muchacho, eso es lo que quería ver, es tan humano como yo. Adiós a la cara de autosuficiencia, la carita de niño bien, la sonrisa Kolynos pasiva-agresiva. 
Lo entiende, ahora si le tiene empatía, él también sintió eso alguna vez, y no es divertido. Le da penita, así que decide decirle que no pasa nada, que no tiene nada con él, que solo son amigos. La respuesta parece convencer al rubio, que recupera el rostro amable que lo caracteriza. 
Dammy siente ternura por él. La gente abarrota el lugar. Este Centro de convenciones no es adecuado para una conversación más extensa y tiene que seguir trabajando, ambos concuerdan en eso, y dan por finalizada la charla. 
Damian ahora está seguro, el muchacho es un buen chico.

domingo, 19 de julio de 2015

En el baño



Dammy se mira al espejo. Se ve las marcas de expresión alrededor de sus ojos. 
Esta mayor, lo sabe. Esta lejos el tiempo en que empezó su blog y que aparentaba 25.

No sabe bien que hace ahí, está nervioso, al fin de cuentas Juan Carlos tendrá razón. “Dammy, mientras todos buscan un príncipe azul, tu estas buscando un negro que te azote”. Sonríe. Juanca siempre sale con alguna bobada. 

Se mira al espejo, sonríe. Sabe porque esta ahí, no es tonto. Infinidad de veces ha pasado por lo mismo, solo que esta vez la persona que lo espera afuera tiene solo 19 años, pero ¿Cuándo eso le ha importado? Si hace las cuentas es la edad que tendría ese hijo suyo que hubiera existido si es que su primer amor straight hubiera salido embarazada de verdad (ya escribí sobre eso aquí)


Se rompe un poco el coco pensando en la diferencia de edad pero luego se le pasa. Revisa el aparador, cepillos de dientes, pasta dental y enjuague bucal, lo abre para olerlo. Si, efectivamente, es el olor que le sintió a su amigo cuando este le abrió la puerta; vuelve a sonreír. 

A veces piensa que es bonito tener esos sentimientos de curiosidad y nervios cuando sale con alguien. Se moja el rostro, se seca con delicadeza. 

Abre la puerta, y al salir ve en la sala del departamento a Javier, su amigo, ex compañero de trabajo (el mismo de los post aanteriores a este) sonriendo con un par de cerveza en lata en cada mano. Damian ya sabe lo que va a pasar...

pd: Prox post; el día que Dammy se pelea con el novio de su ex, el de la sonrisa pasiva agresiva
pd2: el pd1 pasó el viernes 18, pero tenía que escribir este antes.
pd3: tengo sueño...
pd4:  prometo ponerme al día en los blogs que leo

miércoles, 15 de julio de 2015

El huayruro de la suerte



Juan Carlos tiene esta bendita costumbre de aparecer de cuando en cuando. 

Ocupado con su nuevo novio lo había reemplazado con mi amigo Abencia, igual de mordaces y perras los dos, extrañaba un poco sus locuras.

Juan Carlos me cita en Larcomar, usual point de encuentro gay nos sentamos a comer una hamburguesa me cuenta que fue a la marcha del orgullo y que vio a mi ex el dentista con su nuevo novio, un impresentable de cabello largo. Si cabello largo, ¿Qué tipo usa cabello largo que no sea un pastrulo rockero o travesti en proceso de convertirse enTrans?

¿O sea?. Ya que chucha. Me cuenta de la fiesta post marcha donde se ligó a un tipito que resulto ser el hijo de una congresista. Con tamaña suerte seguro que la muy cavernícola votó por el NO cuando se debatió la unión civil en Perú. Si supieran la cantidad de gays que hay no se opondrían tanto a la unión civil, me dice Juan Carlos.

Juan Carlos me regala un huairuro, suerte de semilla rojinegra que se supone da suerte o algo así. Yo agradezco el gesto y me pongo la pulsera que contiene el huairuro. Por lo menos se acordó de mí en su viaje, agradezco el gesto.  Le cuento lo último que me ha pasado y él también coincide en que salga otra vez con el ex compañero de trabajo que se ha pasado de lanza.

Esta semana tendría que hacerlo.

Comenta